Archivo de la etiqueta: Existencia de Dios

La física cuántica demuestra que hay vida después de la muerte

Vida despues de la muerteUna vez más, en algo que ya viene siendo habitual en este “final de los tiempos”, la física se une a la espiritualidad, como no podría ser de otro modo; pues si atendemos al hecho que la materia fue creada por Dios o Mente Divina, obviamente el materialismo o densidad física, es una expresión o extensión de sí mismo, por ende la física y la espiritualidad son una misma cosa.

Aquellos que aceptan la existencia de Dios en un sentido puramente espiritual, alejado de la religión, entienden que éste es Omnipotente, Omnisciente y Omnipresente; es decir, la Mente Divina, Dios, lo puede todo, posee sabiduría infinita y dispone de presencia infinita y atemporal.

Si fuimos creados a su imagen y semejanza, es lógico pensar que disponemos de esas mismas cualidades:

«Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, varón y mujer los creó.»

– Génesis 1:27 –

Dicho de otro modo, la física viene a demostrar empíricamente, lo que para el mundo espiritual era algo evidente: EL ESPIRITU ES INMORTAL E INFINITO.

La noticia, publicada por RT es la siguiente:

Hay vida después de la muerte, y la muerte es una ilusión creada por nuestra conciencia. Un científico estadounidense ha encontrado pruebas de esta teoría en la física cuántica.

“Creemos que la vida es solo la actividad del carbono y una mezcla de moléculas; vivimos un tiempo y después nos pudrimos bajo tierra”, escribió el doctor en medicina Robert Lanza, citado por el diario británico ‘Daily Mail‘.

Este profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad Wake Forest de Carolina del Norte argumentó que los humanos creemos en la muerte porque “nos han enseñado a creer que morimos”; es decir, nuestra conciencia asocia la vida con el cuerpo, y sabemos que el cuerpo muere.

Su teoría, denominada ‘biocentrismo’ o ‘universo de la biocéntrica’, explica que la muerte no puede ser tan terminal como creemos. Según esta teoría, la biología y la vida originan la realidad y el universo, y no a la inversa.

De eso se desprende que la conciencia determina la forma y el tamaño de los objetos del universo.

Para dar un ejemplo, Lanza se centra en cómo percibimos el mundo que nos rodea. Una persona ve el cielo azul y le dicen que ese color es el ‘azul’, “pero se pueden cambiar las células de su cerebro para que vea el cielo de color verde o rojo”.

Nuestra conciencia da sentido al mundo y puede ser alterada para cambiar nuestra interpretación. Desde el punto de vista de la biocéntrica, el espacio y el tiempo no se comportan de manera tan rígida ni tan rápida como nos presenta nuestra conciencia.

Si aceptamos la teoría de que el espacio y el tiempo simplemente son ‘herramientas de nuestra mente’, entonces la muerte y la idea de la inmortalidad existen en un mundo sin límites espaciales ni lineales.

Los físicos teóricos creen que hay una cantidad infinita de universos en los que diversas variaciones de personas y situaciones existen y ocurren simultáneamente.

Lanza afirma que todo lo que puede suceder sucede en algún momento en todos estos ‘multiversos’ (los múltiples universos posibles), lo que significa que la muerte no puede existir “en un sentido real”.

Según Lanza, que participó en los primeros experimentos de clonación, cuando morimos nuestra vida se convierte en una “flor perenne que vuelve a florecer en el multiverso”.

Para corroborar su teoría, el científico citó un experimento conocido como ‘experimento de la doble rendija‘, que demuestra que la percepción humana participa en el comportamiento de la materia y la energía.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/111416-fisica-cuantica-vida-despues-muerte?utm_source=browser&utm_medium=aplication_chrome&utm_campaign=chrome

La ciencia demuestra la existencia de Dios, según el teorema de Kurt Gödel

Alrededor del siglo V a. C., los Pitagóricos, miembros de la escuela del mismo nombre fundada por Pitágoras de Samos, para quiénes la realidad es de naturaleza matemática, acuñaron el concepto de lo divino como una realidad inmanente a todas las cosas y la creencia en una ley cósmica fija y letal, que a la manera de una justicia preside y regula todos los acontecimientos.

“Creo que la matemática es la fuente principal de la fe en la verdad eterna y exacta y en un mundo suprasensible e inteligible.”
Historia de la Filosofía Occidental, Bertrand Russell
Para Platón, padre de la geometría sagrada, existen cinco sólidos tridimensionales de aristas, ángulos y caras iguales, llamados sólidos platónicos: el tetraedro, el cubo, el octaedro, el icosaedro y el dodecaedro. Tal exposición aparece en su diálogo el Timeo, en el que plantea que Dios se sirvió del dodecaedro para trazar el plano del universo.

Tetrahedron.gif

     Hexahedron.gif   Octahedron.gif  Icosahedron.gifDodecahedron.gif

Tetraedro – Fuego Cubo – Tierra Octaedro – Aire Icosaedro – Agua Dodecaedro – Éter o Akasha
En otras palabras, tanto para los pitagóricos, como para Platón, las matemáticas eran un axioma o extensión de la divinidad, pues la concepción del Universo no podría darse sin las matemáticas y éstas sin la existencia de Dios. Platón llegó a aseverar que Dios era un geómetra.
Para Heráclito, filósofo griego contemporáneo de Pitágoras, todo estaba regido por una ley llamada Logos (palabra de origen griego que traducida al latín se pude interpretar como “verbo”) donde el orden real coincide con el orden de la razón, una «armonía invisible, mejor que la visible»
Podríamos decir que esta filosofía, acertada desde nuestra forma de ver la realidad, pudo haber inspirado a Kurt Gödel  para argumentar su “teorema ontológico”, tal y como recoge la noticia publicada hoy mismo por Rt:

Científicos informáticos prueban el ‘teorema de Dios’ de Gödel

Publicado: 28 oct 2013 | 3:22 GMT Última actualización: 28 oct 2013 | 3:23 GMT

Dos científicos europeos han probado informáticamente el teorema de Gödel desarrollado a finales del siglo pasado por el matemático austriaco Kurt Gödel, que concluía que en base a los principios de la lógica debe existir un ser superior.

Se trata del alemán Christoph Benzmüller, de la Universidad Libre de Berlín, y el austriaco Bruno Woltzenlogel, de la Universidad Técnica de Viena.

En su momento Gödel argumentó que, por definición, “no puede existir nada más grande que un ser supremo”, y propuso un modelo matemático para demostrar su existencia basado en seis axiomas. Los científicos han demostrado que la argumentación de Gödel era matemáticamente correcta.

No puede existir nada más grande que un ser supremo

Es necesario indicar que los informáticos subrayan que este trabajo tiene la intención “de demostrar que una tecnología superior puede ayudar a la ciencia, y que no es el hecho de que Dios exista o no”.

Desde el punto de vista de un buen titular, es sin duda bastante atractivo: “Los científicos prueban la existencia de Dios”, escribió el diario alemán ‘Die Welt’.

Sin embargo, como era de esperar, hay un ‘pero’ significativo en esa afirmación. De hecho, lo que los investigadores en cuestión dicen que han probado en realidad es el teorema propuesto por el renombrado matemático austriaco Kurt Gödel y la verdadera noticia no trata de un ser supremo, sino que lo que ahora se puede lograr en los campos científicos que utilizan tecnologías superiores, según publica Spiegel.

Cuando Gödel murió en 1978, dejó tras de sí una teoría tentadora basada en los principios de la lógica modal que sugería que un ser superior debe existir. Este razonamiento matemático no tenía como intención convencer de la existencia de Dios, sino demostrar que el llamado “argumento ontológico” de la existencia de Dios es válido.

Los detalles de las matemáticas involucradas en la prueba ontológica de Gödel son complicados pero, en esencia, el austriaco sostenía que, “Dios, por definición, es lo más perfecto que puede ser pensado. Si pensáramos en Dios como inexistente, entonces no sería realmente la idea de Dios, pues tendría la imperfección de no existir. Entonces, la oración ‘Dios existe’ es necesariamente verdadera. Por lo tanto, Dios existe”.

Incluso en ese momento, el argumento no era exactamente algo novedoso. Durante siglos, muchos pensadores habían tratado de utilizar este tipo de razonamiento abstracto para demostrar la posibilidad o necesidad de la existencia de Dios. Sin embargo, el modelo matemático compuesto por Gödel propuso una prueba de la idea. Sus teoremas y axiomas -supuestos que no pueden ser probados- pueden expresarse como ecuaciones matemáticas. Y eso significa que se pueden probar.

Probar la existencia de Dios con un MacBook

Ahí es donde Benzmüller y su colega Woltzenlogel entran en escena. Usando un ordenador MacBook ordinario han demostrado que el raciocinio de Gödel era correcto, al menos en un nivel matemático, por medio de una mayor lógica modal. Su presentación inicial en el servidor de artículos de investigación arXiv.org se llama ‘Formalización, mecanización y automatización de la prueba de la existencia de Dios de Gödel’.

El hecho de que la formalización de teoremas tan complicados se pueda delegar a los ordenadores abre todo tipo de posibilidades, señaló Benzmüller a ‘Spiegel Online’. “Es totalmente increíble que a partir de esta discusión dirigida por Gödel, todo esto se pueda probar de forma automática en pocos segundos o incluso menos en un portátil estándar”, agregó.

El nombre de Gödel puede no significar mucho para algunos, pero entre los científicos goza de una reputación similar a la talla de Albert Einstein, quien por cierto fue su amigo cercano. Nacido en 1906 en lo que entonces era el Imperio Austrohúngaro y ahora es la ciudad checa de Brno, Gödel estudió en Viena antes de mudarse a Estados Unidos después de que estallara la Segunda Guerra Mundial para trabajar en Princeton, donde Einstein también estaba radicado.

La primera versión de esta prueba ontológica data de notas fechadas en torno a 1941, pero no fue hasta la década de los 70, cuando Gödel temió que podía morir, que se hizo pública por primera vez.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/109733-teorema-dios-godel-probar

Otras fuentes:

Tetraedro – Fuego Cubo – Tierra Octaedro – Aire Icosaedro – Agua Dodecaedro – Eter o Akasha