10 Alimentos para regular la tensión arterial

La presión arterial alta, también conocida como hipertensión, es un problema de salud en la cual existe presión alta constante de la sangre en las arterias.

Una persona sufre de hipertensión cuando la lectura de la presión arterial es de 140/90 mm Hg o más. Algunas de las causas comunes de este problema de salud son la obesidad, factores genéticos, la ingesta excesiva de alcohol, alta ingesta de sal, la falta de ejercicio aeróbico, el estrés, las píldoras anticonceptivas, el consumo de algunos analgésicos, enfermedades renales y enfermedades suprarrenales, entre otras.

Si no se trata a tiempo, la presión arterial alta puede causar ataques al corazón, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia renal. Aunque a menudo se prescribe medicación para los pacientes con hipertensión, también se puede controlar con remedios naturales simples con la ayuda de ingredientes de cocina fácilmente disponibles.

En ocasiones, los remedios caseros pueden ser suficiente para restablecer la presión arterial a niveles normales. Sin embargo, si su médico le ha recetado medicamentos para controlar la presión arterial, es importantísimo que siga el tratamiento al pié de la letra. Sin embargo, esto no quiere decir que no pueda probar con otras alternativas. Estos remedios no tienen efectos secundarios y, a largo plazo, podrían lograr una cura permanente para su problema.

A continuación 10 alimentos para regular la tensión arterial

1) BANANAS

La banana es una de esas frutas que los paciente con presión arterial alta pueden comer regularmente. La banana es una fuente rica en potasio lo cual puede ayudar a controlar la presión arterial. Investigaciones recientes en la India reportan que la presión arterial se puede reducir hasta en un 10% comiendo dos bananas al día durante un par de semanas. Como beneficio adicional, esta fruta es muy bajo en sodio y no tiene colesterol.

2) AJO

Se dice que, tanto el ajo crudo como el ajo cocido, tienen propiedades que pueden ayudar a controlar la presión sanguínea, al mismo tiempo, también pueden reducir los niveles de colesterol. Trate de comer entre uno y dos dientes de ajo al día, previamente machacados. Los dientes de ajo machacados crean sulfuro de hidrógeno, un compuesto que promueve el buen flujo de la sangre, elimina los gases y reduce la presión sobre el corazón. Otra alternativa es tomar dos veces por días, entre 5 y 6 gotas de jugo de ajo mezclado con 4 cucharaditas de agua.

3) CELERY (APIO ESPAÑA)

La 3-N-butilftalida, una especie de “fitoquímico” presente en grandes cantidades en el celery, puede ayudar a controlar la presión arterial alta. El celery consumido de manera regular, no solo puede mejorar los niveles de la presión arterial, sino que también ayudará a reducir las hormonas del estrés que constriñen los vasos sanguíneos, lo cual puede causar hipertensión. Trate de comer, al menos, un tallo de celery con un vaso de agua al día.

4) LIMON

El consumo regular de limón es también una buena manera de controlar la hipertensión. El limón ayuda a eliminar la rigidez de los vasos sanguíneos, haciéndolos más suaves y flexibles, lo cual puede ayudar a reducir la presión arterial. Adicionalmente, el limón contiene mucha vitamina B, necesario para evitar la insuficiencias cardíacas. Es una buena idea tomar un vaso de agua tibia con jugo de limón, temprano en la mañana y con el estómago vacío. Para un mejor resultado, no agregue ni sal ni azúcar.

5) MIEL

La miel tiene un efecto calmante sobre los vasos sanguíneos y por lo tanto puede ser útil en la reducción de la presión arterial alta. Las personas que sufren de hipertensión deben hacer un hábito el consumo de una o dos cucharaditas de miel al día, preferiblemente en ayunas. Otra alternativa es consumir una mezcla de una cucharadita de miel, una cucharadita de jugo de jengibre y dos cucharaditas de semillas de comino en polvo dos veces al día. Otro remedio eficaz es una mezcla de jugo de albahaca y miel en la misma cantidad, tomado en ayunas, todos los días.

6) JUGO DE CEBOLLA

La cebolla también se puede utilizar para ayudar a bajar la presión arterial. Trate de comer una cebolla mediana, cruda, al día (puede incluirla en sus ensaladas). También puede hacer una mezcla con media cucharadita de jugo de cebolla y media cucharadita de miel, dos veces al día durante dos semanas.

7) PIMIENTA DE CAYENA (PIMENTA ROJA)

Los que sufren de hipertensión leve deben comer pimienta de cayena. Este es uno de los ingredientes que puede promover el flujo sanguíneo evitando que las plaquetas se agrupen y se acumulen en la sangre. Se puede añadir un poco de pimienta de cayena a la ensalada de fruta o de verduras. Puede incluso añadir una pizca de pimienta de cayena a la sopa antes de beberla. Como ésta puede ser muy picante, hay que añadir solo un poco.

8) AGUA DE COCO

Las personas que sufren de presión arterial alta deben tratar de mantener su cuerpo bien hidratado. Es una buena idea beber al menos 8 vasos de líquido al día. Parte de ese líquido puede ser agua de coco, una bebida deliciosa y nutritiva. Consumido regularmente, el agua de coco puede mejora significativamente su nivel de presión arterial.

9) SEMILLAS DE FENOGRECO/ ALHOVA (Trigonella foenum-graecum)

La pasta de semillas de alholva es una de los remedios populares más comúnes para reducir la tensión arterial. Para hacer la pasta, tome una o dos cucharaditas de semillas y hiérvalas durante dos minutos. Cuele las semillas de alholva y con la ayuda de una procesadora de alimentos, muela hasta hacer una pasta. Consuma esta pasta dos veces al día -una por la mañana con el estómago vacío y una en la noche- durante dos o tres meses para que note una mejoría significativa en su nivel de presión arterial.

10) SEMILLAS DE SANDIA/PATILLA

Las semillas de sandía contienen un compuesto conocido como cucurbocitrin, el cual ayuda a dilatar los capilares sanguíneos y también mejora la función de los riñones. Esto a su vez ayuda a reducir la presión arterial y a aliviar los dolores de artritis. Tome dos cucharadas de semillas de sandía secas, aplaste suavemente y añada a una taza de agua hervida. Deje reposar durante al menos una hora. Luego cuele y tome cuatro cucharadas de esta agua a intervalos regulares durante el día.

Para concluir, puede probar algunos de los remedios naturales mencionados como complemento de su tratamiento pero es muy importante que siga los consejos de su médico y que le notifique sobre cualquier terapia complementaria que decida llevar a cabo. Al tratar de regular la hipertensión, asegúrese también de mantener una dieta baja en sal, hacer al menos 20 minutos de ejercicio al día y reducir su consumo de alcohol y tabaco.

Fuente: Naturisima.net

El aspartamo de Monsanto, un dulce de ‘muerte’

Todos aquéllos consumidores de edulcorantes artificiales debieran pensárselo dos veces antes de tomar este tipo de sustitutos artificiales del azúcar, el cual de por sí es nocivo como puede verse en nuestros post anteriores debido a la acidez y oxidación que provoca en nuestro cuerpo (aquí, aquí, aquí y aquí); en su lugar RECOMENDAMOS tomar un excelente sustituto de carácter 100% natural como es la Stevia, planta de origen latinoamericano, que tiene además efectos antioxidantes, antiinflamatorios y anticancerígenos. Ver nuestro post relacionado con este alimento natural aquí.

El artículo relacionado con el aspartamo apareció hoy publicado en RT Actualidad y recomendamos su lectura especialmente a todas aquellas personas que consuman edulcorantes artificiales por su propio bien:

El consumo habitual de edulcorantes (endulzantes artificiales no calóricos) como el aspartamo, implican un grave riesgo para la salud, según los expertos. Detrás de muchos de estos dañinos productos está Monsanto, quien los comercializa.

Para evitar los efectos negativos que el consumo regular de azúcar puede tener para la salud, o bien para ayudar a seguir una dieta hipocalórica en aquellas personas que quieren bajar de peso, a menudo dietistas y profesionales de la medicina aconsejan utilizar endulzantes artificiales, que contienen principalmente aspartamo.

Sin embargo, de acuerdo con cada vez más expertos, los riesgos de consumir estas sustancias artificiales pueden ser elevados, en algunos casos demasiado peligrosos.

Los peligros del aspartamo

El aspartamo es un endulzante artificial creado a partir del ácido aspártico. Cuando la temperatura de este endulzante excede los 30 grados centígrados, el metanol que contiene se convierte ácido fórmico, veneno que se usa para matar hormigas y que causa acidosis metabólica. El aspartamo es además especialmente peligroso en pacientes diabéticos, pues este ingrediente eleva los niveles de azúcar de la sangre hasta situarlos fuera de control.

Según Erik Millstone, profesor de la Unidad de Investigación sobre Políticas Científicas de la Universidad de Sussex, Gran Bretaña, existe una serie de informes que se vienen elaborando desde la década de 1980 que relacionan al aspartamo con más de 90 reacciones adversas en consumidores sensibles.

Entre dichas reacciones se incluyen dolores de cabeza, visión nublada, pérdida de sensibilidad y de oído, dolores musculares, ataques de tipo epiléptico, entumecimiento de las extremidades, síntomas parecidos a la esclerosis múltiple y al lupus, excitabilidad, disfunción hepática, pérdida de la memoria, conducta agresiva, convulsiones, daños visuales y degeneración neurológica mayor, cáncer cerebral o alzhéimer.

¿Por qué sigue siendo legal?

A mediados de la década de 1970 el laboratorio Searle descubrió por casualidad el aspartamo y trato de comercializarlo como endulzante. Searle no consiguió su aprobación por parte de la Agencia de Medicamentos y Alimentos (la FDA, por sus siglas en inglés) estadounidense debido a que algunos informes señalaron que “el aspartamo puede producir tumores cerebrales”, lo cual fue confirmado en 1981 por un equipo de investigación de la agencia integrado por tres científicos independientes.

Más aún, pruebas realizadas en ratas mostraban que los cerebros de aquellas a las que se les suministraba aspartamo quedaban perforados en varios puntos, dejándolo literalmente como un colador. Pero en 1985 Monsanto compró la firma Searle, que pasó a ser su subsidiaria como Searle-Monsanto y poco después la licencia para vender fue concedida a la multinacional, que empezó a comercializar edulcorantes libremente en el mundo.

El aspartamo, no solo se usa para sustituir el azúcar sino que está presente asimismo en bebidas gaseosas ‘light’, gomas de mascar, alimentos secos y en muchos de los productos que se venden como “sin azúcar”, por lo que hay un gran interés entre algunos de los gigantes de la alimentación para que este tipo de productos, a pesar de ser perjudiciales, se sigan consumiendo.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/112464-monsnato-educlorantes-aspartamo-peligro-muerte?utm_source=browser&utm_medium=aplication_chrome&utm_campaign=chrome