El campo magnético solar, a punto de cambiar su polaridad

Como cumpliendo una promesa, fiel a su ciclo, el Sol efectuará en un breve plazo de tres a cuatro meses, un nuevo cambio de polaridad, un fenómeno que tiene lugar cada 11 años cuando el Sol se halla en niveles máximos de actividad.

La información que facilitamos pertenece a la nota de prensa de RT, pero previamente les invitamos a ver el vídeo oficial de la NASA en el que comunicaban este hecho:

NASA

Los científicos advierten que el campo magnético solar está a punto de invertirse y los efectos del fenómeno se notarán en la Tierra, afectando a las redes eléctricas y a los sistemas de comunicaciones.

Según los investigadores del Observatorio Solar Wilcox de la Universidad de Stanford, EE.UU., el cambio de polaridad del Sol, que ya está en proceso, afectará a todo el sistema solar, en particular la heliosfera, la zona del espacio donde el campo magnético del Sol ejerce su influencia, que interactúa con el campo magnético de nuestro planeta, informa el portal de la NASA Science.

Las manifestaciones más notables de esta interacción en la Tierra serán los fallos en los sistemas electrónicos terrestres, como las redes de distribución de energía y los satélites GPS y la aparición de las auroras en los cielos de las altas latitudes.

Los astrofísicos de Stanford, que monitorean el campo magnético solar desde el año 1975, han determinado que actualmente el Sol se encuentra en su pico máximo de actividad, algo que se manifiesta con el aumento de las manchas y erupciones solares. La actividad tan elevada del cuerpo celeste, por su parte, se caracteriza por un proceso brusco de transición de los hemisferios solares.

De acuerdo con los registros más completos y detallados de los cambios diarios en el campo magnético del Sol, realizados en la Observación Wilcox, el hemisferio norte ya se había volcado a finales del mes de agosto de este verano y el hemisferio sur debería invertirse en un futuro próximo.

Debido a los efectos a gran escala del cambio de la polaridad del Sol sobre nuestro planeta y sobre otros del sistema solar, durante su cuarta observación del fenómeno, que se produce cada 11 años, los científicos siguen vigilando atentamente y tratan de controlar todo lo que ocurre en la heliosfera y la superficie solar.

Fuentes: RT, NASA, Youtube

Científicos franceses prueban la relación de la acidez y la diabetes

Este estudio viene a confirmar lo que desde hace largo tiempo foros y páginas de medios alternativos venimos pregonando acerca de la conveniencia de evitar todos aquellos alimentos que provocan acidez en nuestro cuerpo, especialmente el AZÚCAR REFINADO o alimentos que lo contienen y todas las bebidas endulzadas, siendo recomendable mantener una dieta alcalina especialmente rica en frutas y verduras.

Así lo publica Europa Press en su diario de hoy:

Una mayor carga de ácido en la dieta aumenta el riesgo de diabetes

Comida copiosa

Foto: Reuters

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El aumento de la acidez de la dieta, independientemente de los alimentos individuales que la compongan, aumenta el riesgo de diabetes tipo 2, según concluye un estudio de más de 60.000 mujeres publicado en ‘Diabetologia’, por los doctores Guy Fagherazzi y Françoise Clavel-Chapelon, del Centro de Investigación en Epidemiología y Salud de la Población (INSERM), en París, Francia, y sus colegas.

Una dieta occidental rica en productos de origen animal y otros alimentos acidogénicos puede inducir una carga de ácido que no está compensada por frutas y hortalizas, lo que puede provocar acidosis metabólica crónica y conducir a complicaciones metabólicas. Un aumento de la acidosis puede reducir la capacidad de la insulina para unirse a los receptores apropiados en el cuerpo y disminuir la sensibilidad a la insulina.

Con esto en mente, los autores decidieron analizar si el aumento de la acidosis causada por cargas de ácido en la dieta aumenta el riesgo de diabetes tipo 2, examinando a un total de 66.485 mujeres del estudio E3N, del Centro Francés de Investigación Prospectiva Europea sobre Cáncer y Nutrición. Su carga de ácido en la dieta se calculó a partir de los resultados de su potencial carga ácida renal (PRAL) y su producción endógena neta de ácido (PNAA), ambas técnicas estándar para evaluar el consumo de ácido de la dieta.

Durante el seguimiento, se produjeron 1.372 nuevos casos de diabetes tipo 2. En la población general, aquellos por encima del 25 por ciento (cuartil) para PRAL tenían un 56 por ciento más de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en comparación con el cuartil inferior. Las mujeres de peso normal (índice de masa corporal 25 y menor) tuvieron el mayor aumento en el riesgo (96 por ciento para el cuartil superior en comparación con la parte inferior), mientras las mujeres de sobrepeso (IMC de 25 o más) sólo tenían un riesgo 28 por ciento (cuartil superior en comparación con la parte inferior). Las puntuaciones de PNAA mostraron un riesgo similar.

“Una dieta rica en proteínas animales puede favorecer la ingesta neta de ácido, mientras que la mayoría de las frutas y verduras forman precursores alcalinos que neutralizan la acidez. Al contrario de lo que generalmente se cree, la mayoría de las frutas como melocotones manzanas, peras, plátanos e, incluso, limones y naranjas, en realidad reducen la carga de ácido en la dieta una vez que el cuerpo los ha procesado”, señalan los autores.

En este estudio, la asociación persistió después del ajuste de los hábitos alimentarios, el consumo de carne y el consumo de frutas, verduras, café y bebidas endulzadas, lo que, según los investigadores, sugiere que los ácidos dietéticos pueden desempeñar un papel específico en la promoción del desarrollo de la diabetes tipo 2, con independencia de los alimentos o las bebidas que proporcionan los componentes ácidos o alcalinos.

“Hemos demostrado, por primera vez en un gran estudio prospectivo, que la carga ácida alimentaria se vinculó positivamente con el riesgo de diabetes tipo 2, independientemente de otros factores de riesgo conocidos para la diabetes Los resultados tendrán que validarse en otras poblaciones para promocionar dietas con una carga baja de acidez para la prevención de la diabetes”, concluyen.