Matando de hambre el cáncer quitando un sólo alimento: El azúcar refinada

por Christina Sarich
 14 Agosto 2013

del Sitio Web NaturalSociety 

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

Mientras que todas nuestras células necesitan glucosa (una forma de azúcar que se convierte en energía), el cáncer  se desarrolla  en un cuerpo lleno de hidratos de carbono simples (que se convierten en azúcar en el cuerpo) y azúcares refinados que provienen de los alimentos procesados ​​y dulces sobre-endulzados.

Si usted o alguien que usted conoce está sufriendo de cáncer, una de las mejores cosas que pueden hacer es quitarse la comida favorita de la enfermedad – el azúcar.

 

Azúcar – combustible para el Cáncer

El Dr. Otto Wartburg y otros expertos de la salud han estado, desde 1920, hablando de cómo al cáncer le encanta el azúcar, pero es sorprendente que muchos médicos no dicen a sus pacientes con cáncer que, mientras que continúen comiendo alimentos procesados ​​llenos de esto, que es probable que tengan un tiempo más difícil luchando contra esta enfermedad.

El fisiólogo y bioquímico alemán, médico y premio Nobel estaba convencido de que se podía matar de hambre al cáncer haciéndolo desaparecer. Si bien no siempre es tan fácil, esto es algo que podría cambiar significativamente el juego.

Su teoría era que las células malignas y el crecimiento  tumoral era causado por las células que generan energía a través de trifosfato de adenosina (ATP), a través de una avería no oxidativa de la glucosa (azúcar).

El reciclaje del metabolito de este proceso llamado glucólisis  y la circulación de AdHA de nuevo en el cuerpo causaba la respiración anaeróbica.

Esto es lo contrario de lo que ocurre con las células sanas.

Las células sanas, no cancerosas generan energía para  que el cuerpo la utilice a través de la descomposición oxidativa de piruvato, el producto final de la glicólisis, lo que conduce a las mitocondrias oxidadas.

Por lo tanto, concluyó que el cáncer era realmente una disfunción mitocondrial. El proceso normal de la respiración de oxígeno en el cuerpo es cambiada  a la  fermentación de azúcar. Si se quita el azúcar, el cuerpo no debe desarrollar cáncer.

La conexión entre el azúcar y el desarrollo del cáncer  no es nueva.

La mayoría de las personas pueden eliminar fácilmente los culpables obvios que están llenos de azúcar refinada – pasteles, dulces, galletas, etc.

El problema es que muchos de los alimentos envasados que se venden en los EE.UU. y en otros países están llenos de azúcar refinada, sólo que muy disimuladamente escondidos en las etiquetas de los envases:

Cosas como el “saludable” yogur, cereales, pan integral o pan de grano entero, e incluso artículos “bajos en calorías” pueden estar llenos de azúcar.

La forma más fácil de eliminar los azúcares refinados no deseados es dejar de comprar  alimentos de “conveniencia” o alimentos pre-envasados, y por lo menos temporalmente, no comer en los restaurantes – muchos establecimientos de comida obtienen sus alimentos de las grandes empresas que “sazonan” su comida con grandes cantidades de azúcar y sal para hacerlo más agradable al paladar después de ser congelado y enviado a través del país en camiones.

Incluso los aderezos para ensaladas pueden ir cargados de azúcar.

Para hacer frente a los antojos de alimentos azucarados, aumentar sus proteínas a base de plantas  y sus proteínas saludables de origen animal (nada de carne roja) y comer más alimentos de nutrición para llevar.

Fuente: Biblioteca Pléyades

Putin sobre el debate del Congreso de EE.UU. sobre Siria: “Están mintiendo y lo saben”

Salvo que políticos, militares y ciudadanos comprometidos con la justicia hagan algo por evitarlo, el ataque a Siria es inevitable. Semejante injusticia no tiene nombre si nos atenemos a los hechos que nos han llevado hasta esta situación. EE.UU. no tiene pruebas, ni puede aportarlas, porque sabe a ciencia cierta que se trata de un ataque de falsa bandera para desestabilizar la zona de Oriente Medio en post del Nuevo Orden Mundial.

Edmund_Burke2
Edmund Burke

O, como decía Edmund Burke, escritor y pensador político irlandés:

“Para que el mal triunfe basta con que los hombres de bien se queden cruzados de brazos.”

El lingüista, filósofo y activista estadounidense Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 Estrategias de Manipulación” a traves de los medios que vienen a explicar dicha estrategia del “pseudo gobierno americano” y del poder en la sombra de la élite mundial:

Noam Chomsky y las 10 Estrategias de Manipulación Mediática

250px-Chomsky
1. La estrategia de la distracción

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones.

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad.

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4. La estrategia de diferir.

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad.

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.

Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9. Reforzar la auto culpabilidad.

Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se
auto desvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, ¡sin acción, no hay revolución!

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él
se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

Afortunadamente, para muchos de nosotros, aún existen esos hombres de bien, y prueba de ello es la posición de Rusia y su presidente, Vladimir Putin, ante la escalada bélica:

“En la discusión de la cuestión siria en el Congreso de EE.UU. se oyen mentiras como que en Siria no hay miembros de Al Qaeda”, dijo Putin en una reunión del Consejo Presidencial de Rusia para los Derechos Humanos.

“Durante el debate un congresista preguntó al señor Kerry si Al Qaeda tiene presencia  allí y le contestó que ‘no'”, señaló el mandatario ruso.

Sin embargo, explicó, el principal elemento de combate en Siria es el frente Al Nusra, que es una sección de Al Qaeda.

“Y ellos lo saben”, afirmó el presidente. “Está mintiendo y lo sabe, es triste”, agregó.

Asimismo, reiteró que es “absurdo” asegurar que las fuerzas de Al Assad emplearon armas químicas cuando el Gobierno sirio está logrando victorias en los combates.

El mandatario ruso manifestó que el Congreso de EE.UU. no puede autorizar el ataque contra Siria, ya que eso está fuera de su competencia.

“Ningún Congreso puede autorizar algo así”, dijo Putin, citado por la agencia rusa RIA Novosti.

“¿Qué están autorizando? Están autorizando una agresión, porque todo lo que esté al margen del Consejo de Seguridad de la ONU es una agresión, excepto en caso de autodefensa”, afirmó el presidente recordando que “Siria no está atacando a nadie, así que no se trata de ninguna defensa”.

El pasado 3 de septiembre, el presidente estadounidense Barack Obama llamó al Congreso a votar de manera urgente sobre la operación militar contra Siria.

El plan de Obama de recurrir al uso de la fuerza en el país árabe ha sido concebido como una respuesta al uso de armas químicas en los suburbios de Damasco el pasado 21 de agosto, ataque que Washington atribuyó al Gobierno de Bashar al Assad sin presentar pruebas ni esperar las conclusiones de la ONU.

Fuente: RT Actualidad / Actualidad