Contra la diabetes, fruta en lugar de zumo

Las uvas parecen proteger frente a la diabetes. | EL MUNDO
  • Uvas, manzanas y arándanos en piezas protegen frente a la enfermedad
  • Consumir la fruta en forma de zumo parece tener el efecto inverso

ELMUNDO.es | Madrid

Actualizado viernes 30/08/2013 05:25 horas

La fruta es uno de los principales componentes de la dieta mediterránea y su consumo se asocia con incontables bondades para la salud. Sin embargo, algunos estudios epidemiológicos habían puesto en duda su papel en la prevención de la diabetes tipo 2.

Esta semana, un nuevo trabajo quiere zanjar la cuestión con nuevas evidencias. Según sus datos, la fruta sí tiene un papel protector frente a la enfermedad metabólica -especialmente si se trata de uvas, manzanas y arándanos-, pero para conseguir este beneficio es necesario consumirla en piezas. Porque el zumo, subraya la investigación, parece provocar el efecto inverso.

El estudio, que se publica en las páginas de la revista ‘British Medical Journal’, repasó los datos de tres amplios estudios de cohorte realizados en Estados Unidos. En total, los autores del trabajo analizaron los datos de 187.382 individuos, que no presentaban diabetes, enfermedades cardiovasculares o cáncer al inicio del seguimiento.

Entre otras variables, estos científicos estudiaron la frecuencia de consumo de diez tipos distintos de frutas (tanto en piezas como en zumo) y evaluaron a medio plazo cuántos de los participantes analizados habían desarrollado diabetes tipo 2.

Resultados

Su trabajo puso de manifiesto que aquellos que consumían al menos dos raciones de ciertas frutas al día -principalmente manzanas, uvas y arándanos– tenían un riesgo menor (un 23% más bajo) de desarrollar diabetes tipo 2 que aquellos que tomaban menos de una ración al mes. En cambio, los participantes que solían tomar varios zumos de fruta al día tenían un riesgo significativamente mayor -del 21% concretamente- de desarrollar la enfermedad metabólica.

Según explican los investigadores en la revista médica, esta paradoja puede deberse a que el jugo se digiere de forma más veloz que la fruta completa, lo que provoca en el organismo una mayor y más rápida carga de azúcar. De cualquier manera, los investigadores subrayan que el índice glucémico de cada fruta no parecía tener nada que ver con su papel más o menos protector frente a la diabetes tipo 2.

Según sugieren, la clave de los beneficios observados específicamente en frutas como los arándanos o las uvas podría estar en los antoniacinas, sustancias pertenecientes al grupo de los flavonoides que se han asociado con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

En sus conclusiones, estos investigadores reconocen que su trabajo no podrá zanjar de una vez por todas la cuestión, ya que su trabajo tiene importantes limitaciones que nuevos análisis deberían superar. Por ejemplo, el hecho de que el consumo se haya basado en las estimaciones de los participantes. Además, el trabajo no distinguía entre si los zumos consumidos eran naturales o industriales, lo que podría hacer variar mucho las conclusiones de la investigación.

Patente confirma que el aspartamo es el excremento de bacterias modificadas genéticamente

En 1999, The Independent publicó un artículo titulado “El mayor edulcorante del mundo está elaborado con bacterias modificadas genéticamente”, que revelaba que Monsanto era consciente de la adición de aspartamo en los refrescos en Estados Unidos – y que el aspartamo es elaborado a partir de bacterias modificadas genéticamente. Este informe, que sigue siendo una de las primeras revelaciones sobre el aspartamo en un periódico importante, recibió poca atención después de su publicación – posiblemente porque se subestimaron sus implicaciones en el momento – y desde hace tiempo se ha olvidado.

Desde 1999, el mundo se ha vuelto un poco más atento a Monsanto y al aspartamo, pero todavía abunda la ignorancia sobre la génesis de este último. Sin embargo, cada vez más personas están empezando a despertar de los efectos destructivos del aspartamo en la salud, pero ¿saben cómo se elabora realmente?. Afortunadamente, una patente de 1981, para la producción de aspartamo, una vez confinados en los cajones de las oficinas de patentes, ya está disponible en línea para que todos puedan verla – y confirma todo lo que Monsanto estaba dispuesto a contar en 1999 antes de que su meteórico crecimiento requiriera de mayor prudencia.

El proceso de producción

La patente, titulada Proceso para la producción de aspartamo y acreditada a Bahl, Rosa y Blanco, resume el proceso de la siguiente manera:

“El edulcorante artificial aspartamo, un dipéptido con la fórmula Asp-Phe-me, se produce utilizando un microorganismo clonado. Un ADN que codifica un gran péptido estable compuesto por la secuencia repetitiva de aminoácidos (Asp-Phe) es insertado en un vehículo de clonación que a su vez se introduce en un microorganismo huésped adecuado. El microorganismo huésped se cultiva y el gran péptido que contiene la secuencia de repetición Asp-Phe es extraido. El grupo carboxilo libre del gran péptido es bencilado y luego hidrolizado a dipéptidos bencílicos Asp-Phe. Este dipéptido está metilado y, a continuación desbencilado para formar aspartamo”.

Esta jerga científica ofusca (quizás deliberadamente) un proceso verdaderamente inquietante:

1.) “Microorganismos clonados” (que la patente posterior revela que es E. coli genéticamente modificado) se cultivan en tanques cuyos entornos están adaptados para que les ayude a prosperar.

2.) Los bien alimentados cultivos E. coli defecan las proteínas que contienen ácido aspártico-fenilalanina un segmento de aminoácidos necesarios para crear el aspartamo.

3.) Las proteínas que contienen los segmentos Asp-Phe se ‘cosechan’ (es decir, ayudantes de laboratorio recogen las heces de las bacterias).

4.) A continuación, las heces son tratadas. Esto incluye un proceso de metilación (añadiendo un exceso de alcohol tóxico, metanol, para proteger el dipéptido).

Mientras que el sentido común dicta que esta abominación no pertenece ni de lejos a ninguna parte de nuestros cuerpos, los autores de la patente no ocultan su creencia de que el aspartamo constituye un inocuo y nutritivo edulcorante:

“El aspartamo no sólo es más dulce que la sacarosa, además es preferible como alimento a la sacarosa. Mientras que la sacarosa puede proporcionar al cuerpo un poco más de energía, el aspartamo está compuesto de aminoácidos, los bloques de construcción de las proteínas del cuerpo y como otras proteínas son desglosadas por las enzimas digestivas en el estómago a sus constituyentes aminoácidos proporcionando valor nutritivo. […] Por estas razones, el aspartamo es significativamente prometedor en la sustitución del azúcar como edulcorante.”

Así que ahí lo tenemos: un documento oficial que no sólo revela la sorprendente verdad detrás de la producción del aspartamo, sino que también admite abiertamente que estaba previsto para consumo masivo como un sustituto de la sacarosa. Por lo tanto, la próxima vez que alguien afirme que sus reservaciones sobre este edulcorante son infundadas, diríjalo a esta patente – la verdad detrás del aspartamo ahora está a plena vista.

Las fuentes de este artículo son:

http://www.independent.co.uk
http://www.freepatentsonline.com
http://science.naturalnews.com

Traducción: elnuevodespertar
Fuente: naturalnews.com