¿Descubren los científicos el Bosón de Higgs o “Partícula de Dios”?


El bosón de Higgs, que debe su nombre al físico inglés Peter Higgs que en 1964 predijo su existencia , es una partícula subatómica considerada como la última pieza que falta para completar la teoría del Modelo Estándar y con la que se intenta explicar el origen de la masa de otras partículas elementales.

Para Peter Higgs, existe un campo que permea todo el Universo, y las partículas se mueven a través de ese campo igual que los peces lo hacen a través del agua o un avión a través del aire. Cuanto mayor es la partícula, más resistencia encuentra al moverse.

La masa sería precisamente eso, la cantidad de resistencia encontrada por las partículas al moverse por el campo de Higgs. Algunas partículas, como los fotones, no tienen masa y pueden viajar a la velocidad de la luz. Pero esa es una excepción. Todas las demás (protones, electrones, neutrones…) viajan más despacio porque encuentran esa resistencia e interactúan con las “piezas” mínimas que componen el campo, esto es, los bosones de Higgs. Cuando colisionan con ellos, las partículas pasan de ser “paquetes de energía” a “paquetes de materia“. Lo cual, dicho sea de paso, es el proceso que permite que existan los objetos sólidos como nosotros. El bosón de Higgs, por su parte, obtiene su masa directamente del campo del que forma parte.

Según explicó el Nobel de Física, Martinus Veltman en vísperas de la conferencia de la Organización Europea de Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en francés), el descubrimiento del bosón de Higgs será un gran problema para los teóricos, pues la energía del campo de Higgs que penetra el Universo resultaría ser menor que la energía del vacío. El Universo quedaría ‘reducido’ al tamaño de una pelota de fútbol, por lo que a los teoréticos les tocaría explicar por qué esta ‘pelota’ en realidad es de un tamaño inmenso.

Así mismo, el hallazgo de la partícula de Dios podría suponer el reconocimiento por parte de la ciencia oficial de la existencia de la esencia o energía de la vida, conocida desde la antigüedad como “éter” – fluido sutil e invisible que se suponía llenaba todo el espacio y era el soporte de las ondas físicas-, chi o akasha, la sustancia vital que todo lo contiene.

Por definición, esencia es la «quinta esencia o quintaesencia Quinto elemento que consideraba la filosofía antigua en la composición del universo, especie de éter sutil y purísimo del que estaban formados los cuerpos celestes.»

De ser definitivo el descubrimiento supondría, no sólo la unión entre la ciencia y la espiritualidad, sino también la obtención de una energía libre, gratuita e inagotable, lo cual nos trae a la memoria los trabajos e investigaciones realizadas por Nikola Tesla, relacionadas con la transmisión de energía a grandes distancias y sin cables.

Los pitagóricos no sólo creían en la existencia de esta sustancia o esencia, sino que además la identificaban, a través del “dodecaedro”, con el cosmos.

En nuestros anteriores artículos el lector podrá encontrar más información acerca del “Quinto Elemento”: “Numerología – Proporción áurea – Sólidos Platónicos” (9 de abril) ; “La estructura fundamental de la creación” (15 de abril) ; “Fractal: La perfecta unión con Dios” (18 de abril) ; “Conciencia Universal” (20 de abril)

El caso es que el pasado 4 de julio, científicos del CERN hicieron público su descubrimiento, tal y como recoge RT en su página web:

Descubierta una nueva partícula subatómica que podría ser el bosón de Higgs

RT Actualidad / Ciencia

Descubierta una nueva partícula subatómica que podría ser el bosón de Higgs La partícula es muy parecida al bosón de Higgs, pero no cumple las expectativas en algunas de sus característica, según los científicos del CERN

“Puedo confirmar que la partícula descubierta encaja con la teoría del bosón de Higgs”, dijo John Womersley, director ejecutivo del Consejo de Instalaciones Tecnológicas y Científicas del Reino Unido. Joe Incandela, portavoz de uno de los dos equipos que trabajan en la búsqueda de la partícula de Higgs dijo que “se trata de un resultado preliminar, pero creemos que es muy fuerte y muy sólido”. “Los resultados son preliminares, pero la señal de 5 sigmas alrededor de 125 GeV que estamos viendo es dramática. Es realmente una nueva partícula. Sabemos que debe ser un bosón y es el bosón más pesado jamás encontrado”, explicó Incandela. Para el físico, “las implicaciones son muy significativas y es precisamente por esta razón por lo que es preciso ser extremadamente diligentes en todos los estudios y comprobaciones”.

El director general del CERN, Rolf Heuer, recordó que aunque en la conferencia los experimentos ATLAS y CMS del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) mostraron datos muy cercanos al descubrimiento de la partícula “siempre se necesita tiempo para saber si es el Bosón de Higgs buscado durante mucho tiempo o si se trata de una forma más exótica de esta partícula de que podría abrir la puerta a una nueva física”. “Hemos alcanzado un hito en nuestro entendimiento de la naturaleza, el descubrimiento de una partícula consistente con el bosón de Higgs abre el camino a estudios más detallados, que requieren más estadística. Estos trabajos concretarán las propiedades de la partícula y probablemente arrojarán luz sobre otros misterios de nuestro universo”, concluyó Rolf Heuer. Los físicos de partículas mantienen un consenso general acerca de lo que se puede considerar un ‘descubrimiento’: un nivel de certeza de 5 sigmas. Hasta la fecha los científicos han podido comprobar los datos teóricos con un margen de error de un 0,13 %, considerado alto para tales afirmaciones. En 1964, el británico Peter Higgs y sus colegas dedujeron la existencia del bosón, que pasó a ser considerado como la partícula que brinda su masa a todas las demás dentro del Modelo Estándar de la Física de Partículas del Universo, que describe todas las partículas y fuerzas que lo componen. Limitada hasta el día de hoy a una existencia teórica, la partícula podría explicar cómo se formaron los soles y los planetas después del ‘Big Bang’. Para reconstruir los bosón de Higgs, los especialistas del LHC están tratando de simular las condiciones que existían 13.000 millones de años después de la Gran Explosión, chocando las partículas elementales entre sí a velocidades cercanas a la velocidad de la luz.

Fuentes: RT, Starviewer Team, Wordreference, Wikipedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s